Las 12 razones para seguir la dieta mediterránea

Estas son las 12 razones para seguir la dieta mediterránea. Como muchos sabréis, esta dieta se conoce por ser típica en países mediterráneos como España, Portugal o Italia y por ser rica en alimentos saludables como el aceite de oliva.

Alimentos saludables

1. ¡Sorpresa! No cuentes calorías

Si sigues esta dieta como estilo de vida, no necesitarás ninguna calculadora para contar calorías. En vez de eso, cambiarás unos malos hábitos poco saludables por unos buenos para tu salud. Apuesta por usar aceite de oliva en vez de mantequilla. Prueba comer, por ejemplo, pescado y carne blanca o de corral y no tanta carne roja. Disfruta de la fruta fresca y aleja de tu dieta los postres azucarados y elaborados.

Aceite de oliva

Come también deliciosas verduras y legumbres. Los frutos secos son una buena opción, pero no abuses de ellos; con un puñado al día será suficiente. Añade a tu dieta pan integral y vino, aunque en cantidades moderadas

2. Disfruta de alimentos frescos

Deja a un lado la comida congelada e intenta evitar la comida rápida o para llevar. La clave está en comer alimentos saludables de temporada que se pueden encontrar de manera más simple y, además, podrás disfrutar de todo su sabor. Haz, por ejemplo, una rica ensalada de espinacas, pepinos y tomate. Añade ingredientes de toda la vida como aceitunas negras, queso, zanahoria, tomate, aceite de oliva, etc. También puedes hacer recetas tradicionales de algunas zonas como, por ejemplo, el gazpacho. Te dejamos esta publicación sobre recetas que están elaboradas con alimentos de una dieta mediterránea para darte algunas ideas.

Receta salmorejo

3. Come pan sin remordimiento

Sí, como lo oyes, el pan no está prohibido en esta dieta. Sin embargo, te recomendamos que compres pan 100 % integral. Tiene más proteínas y minerales y suele ser más saludable que el pan blanco. Prueba el pan integral acompañado de aceite de oliva, humus o chacinas ibéricas.

4. La grasa no está prohibida

Lo único que tienes que hacer es consumir la grasa considerada “grasa saludable”. La encontrarás en alimentos saludables como nueces, aceitunas o aceite de oliva. Estas grasas añaden sabor y ayudan a combatir enfermedades como la diabetes o el cáncer. Eso sí, evita las grasas saturas propias de las comidas ultraprocesadas.

Dieta mediterránea

5. El menú está lleno de posibilidades

La dieta mediterránea no trata simplemente de recurrir a la cocina griega o italiana. Puedes hacer recetas propias de España, de Turquía, Marruecos e incluso de otros países. Añade nuevos platos combinando alimentos saludables y básicos que encontrarás en cualquier supermercado. Asegúrate de que no llevan carne roja ni productos lácteos altos en grasa. Opta mejor por comer fruta fresca y verduras, aceite de oliva y productos integrales. Descubre nuevas recetas y platos para añadir a tu dieta y conoce nuevos alimentos saludables.

6. Dale un toque a tus comidas con especias

Hay una gran variedad de especias como el laurel, el cilantro, el romero, el ajo, la pimienta, o la canela. Las especias añaden tanto sabor a las comidas que no te hará falta echar tanta sal. Además, casi todas son muy saludables. Por ejemplo, el cilantro y el romero tienen nutrientes y antioxidantes que ayudan a combatir algunas enfermedades.

Alimentos saludables

7. Es muy fácil de hacer

Las comidas y recetas de una dieta mediterránea suelen ser pequeñas y fáciles de preparar. Si vienen invitados a casa, puedes poner entrantes fríos, como un plato de queso, aceitunas o nueces. Luego, cocina un plato típico de la dieta mediterránea con ingredientes saludables como legumbres o verduras.

8. Puedes tomar vino

En muchos países mediterráneos es muy común tomar una copa de vino mientras cenas tranquilamente con amigos. Algunos estudios dicen incluso que es bueno para el corazón tomarse una copa de vino al día. Aunque es cierto que el vino tinto es más saludable que el blanco.

9. No pasarás hambre

Tendrás la oportunidad de comer platos muy ricos como pueden ser patatas asadas, humus o salteado de habas. Una estrategia que puedes seguir es comer lentamente para que te sacies más rápido. Puedes matar el hambre también comiendo frutos secos, aceitunas o coger un poco de queso bajo en grasas para picar entre horas. Los quesos feta y halloumi son más bajos en grasa que por ejemplo el cheddar, pero aun así están muy ricos y deliciosos.

Aceite de oliva

10. También puedes perder peso

Puedes pensar que te estamos mintiendo si te decimos que puedes adelgazar comiendo nueces, queso y aceitunas. Sin embargo, siguiendo una dieta mediterránea te sentirás lleno y satisfecho antes que si te alimentos de productos ultraprocesados. Por supuesto, hacer ejercicio también es una parte muy importante de un estilo de vida saludable.

Dieta mediterránea

11. Tu corazón te lo agradecerá

Casi todos los alimentos de esta dieta son buenos para el corazón. El aceite de oliva y las nueces ayudan a reducir el colesterol malo. Las frutas, las verduras y las alubias favorecerán a que tus arterias estén limpias. Por otra parte, el pescado te ayudará a bajar los triglicéridos y la presión sanguínea. ¡Hasta un vaso de vino al día es bueno para tu corazón!

12. Tu cerebro estará activo durante más tiempo

Todos estos alimentos también van a ser buenos para tu cerebro. No vas a comer alimentos altos en grasas procesadas que pueden causarte inflamación. Todo lo contrario, las comidas ricas en antioxidantes hacen que esta dieta sea una opción muy buena para cuidar tu cerebro.

Tras leer las 12 razones para seguir la dieta mediterránea, estás más cerca de empezar un estilo de vida saludable. Igualmente, podrás disfrutar de todos los alimentos y propiedades que te aportará esta dieta.

Esta web usa cookies. Si continuas navegando estás consintiendo nuestro uso de cookies.

Información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This