Las 10 mejores comidas españolas típicas

En esta publicación, te traemos las 10 mejores comidas españolas típicas. Podrás disfrutar de ellas si estás de turismo por Barcelona o por Madrid o incluso si estás en otro país y quieres probar a hacerlas.
Desde deliciosas tapas, hasta guisos tradicionales, la comida en España se basa en hacer lo mejor de los productos locales.

Por eso, te recomendamos que no te vayas de España sin probar…

El gazpacho

La mezcla los tomates más rojos troceados, aceite de oliva, ajo, pan, pimiento y calabacín, todo triturado, da como resultado una crema fría suave como la seda. Una vez que se enfría, se sirve en un bol o un vaso. Es una receta muy refrescante y deliciosa. En Andalucía, en el sur de España, la gente lo toma habitualmente en los días de verano y siempre podrás probarlo en los bares de tapas. Prueba también el salmorejo de Córdoba, una versión más espesa que sirve con trocitos de jamón ibérico y huevo duro por encima.

La paella

Es muy típica de la provincia de Valencia. Aquí aseguran que puedes comer un plato de arroz diferente cada día del año, pero vamos a quedarnos con la versión más tradicional. Los ingredientes de la paella valenciana incluyen pollo o conejo, azafrán y habichuelas verdes, pero el elemento más importante es el arroz. El ideal es el bomba o variedades del Calasparra, que crecen en la costa este de España. Este arroz es especial porque absorbe todos los sabores.

jamón ibérico

La tortilla española

Huevos, patatas y cebolla…eso es todo. Algunas personas consideran que añadir cebolla es un crimen gastronómico de alto grado. Sin embargo, otros muchos la adoran. Las patatas y las cebollas se fríen a fuego lento en aceite de oliva. Luego se juntan con huevos batidos para que se mezclen los sabores antes de cocinarlos. Añade chorizo, jamón, espinacas, calabacín o cualquier otro ingrediente que tengas a mano para hacer una comida sabrosa en muy poco tiempo.

Comidas españolas típicas

Las gambas al ajillo

Entras en un bar de tapas, el camarero le sirve al cliente un recipiente de cerámica con gambas chisporroteantes. El aroma tentador alcanza tus fosas nasales y tienes que pedir otra tapa para ti. Para recrearlo en casa, fríe algunos ajos troceados y guindilla en aceite de oliva. Vértelos sobre las gambas durante un par de minutos y añade un poco de perejil. No puede ser más fácil ni puede estar más bueno.

Las tostas de tomate y jamón

Los cerdos negros merodean por las encinas en el oeste de España en busca de bellotas. Esta alimentación les da al jamón ibérico su color magenta y su sabor tan característico. Añade ajo y tomate en varias tostadas. Vierte un poco de aceite de oliva por encima con lonchas de jamón para un almuerzo rápido y delicioso.

Aceite de oliva

Las patatas bravas

Las patatas bravas varían un poco alrededor del país, pero todas las versiones contienen patatas troceadas. En Madrid, la salsa brava se hace con pimentón dulce y picante (la paprika española), aceite de oliva y harina, pero nunca tomate. Algunos añaden ajo, mientas que otros más celosos insisten en mantener los ingredientes secretos para ellos.

El pollo al ajillo

Todo español te dirá que el mejor pollo al ajillo es el de su abuela. Y por supuesto, están en lo cierto. Se fríen cabezas de ajo sin pelar en aceite de oliva para darle sabor. Después se sacan antes de añadir los trozos de pollo. Cuando esté hecho, se vuelve a echar las cabezas de ajo con romero, tomillo y un poco de fino o vino blanco. Sin embargo, no existe una receta definitiva para este plato tan querido.

El cochinillo asado

La gente te puede decir que va a Segovia para ver su increíble acueducto romano, el castillo de cuento de hadas o la elegante catedral. Pero en realidad, todo eso es para ir abriendo el apetito para el almuerzo, que es un cerdo o cochinillo asado. La carne se cocina en hornos de leña y es tan tierna que se corta con el borde de un plato de cerámica.

Salmorejo

El pisto

La versión española de la ratatouille aparece por todo el país en diferentes guisos, pero es más típico en las ciudades y los pueblos de las llanuras de La Mancha y el sur de Madrid. Se fríen cebolla, ajo, calabacín, pimiento y tomate a fuego lento con aceite de oliva. No es un plato que se pueda hacer si tienes prisa porque requiere de tiempo. A veces se sirve como un entrante, otras veces con huevos fritos o jamón ibérico, pero también es ideal para servir como guarnición.

El turrón

Los españoles devoran cantidades masivas de turrón en Navidad, aunque está disponible durante todo el año. La mayoría se hace en la pequeña ciudad de Jijona, en la provincia de Alicante. Utilizan almendras de plantaciones locales mezcladas con miel y huevo blanco. Hay dos tipos: una versión más suave y tierna, llamado Jijona, y otro duro, el turrón de Alicante, que contiene trocitos de almendra.

Tras leer las 10 mejores comidas españolas típicas… ¿te vas a quedar sin venir de vacaciones para disfrutar de ellas?

Esta web usa cookies. Si continuas navegando estás consintiendo nuestro uso de cookies.

Información

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This