Vinos Rosados

Traducción por Google translate

Los vinos rosados están de moda. Desde hace un par de años las ventas de vinos rosados se han incrementado considerablemente. Puede ser el hecho que motivo este aumento la manera en que fácilmente se consigue el maridaje de casi cualquier comida.
Estas son algunas características de un buen vino rosado.

La elaboración

Primero de todo hay que entender cómo se hace un vino rosado. Principalmente hay dos maneras de elaborarlo.
La primera de ellas es la habitual y se basa en que si la uva tiene cáscara roja, seguro esa varietal puede hacer un vino rosado. Con la sola inmersión de las cáscaras por una hora, el vino resultante será de color rosado. La segunda manera se basa en “sangrar” vino tinto de otra variedad al vino blanco.

Si bien las etiquetas de vino rosado no suelen hacer alusión a la técnica usada sí podemos tener en cuenta la variedad de la cual están hechos. Quizás podamos tener una idea dependiendo del color del vino, pues los vinos rosados muy oscuros son probablemente hechos a través del sangrado de otra varietal.
Entre las uvas que pueden hacer excelentes vinos rosados se encuentran Garnacha y Tempranillo de España.
El vino rosado viene en botellas transparentes, por lo que el color te puede decir mucho. La gama de color varía desde un cobrizo pálido, pasando por el coralino hasta el rojo carmín, sin llegar a lo profundo del tinto.

Sabor

Los rosados más obscuros pueden transmitir al paladar sabores más afrutados. Entre los sabores que se pueden distinguir están el de bananas, limón, mandarina, granada, sandía o melón. Además de eso se pueden percibir toques más sutiles como el de moras, cerezas, fresas o arándanos. Así tendremos en un mismo vino las características de un vino blanco y un vino tinto.

Mostrando todos los resultados (2)

Esta web usa cookies. Si continuas navegando estás consintiendo nuestro uso de cookies.

Información

ACEPTAR
Aviso de cookies